Tu salud, el mejor plan
Logo CCOO-SERVICIOS
LEGISLACIÓNPUBLICACIONESCONVENIOS CONTACT CENTERCCOO SERVICIOS


La herramienta fundamental para el desarrollo del trabajo en Contact Center es la propia voz de la persona trabajadora.

Durante muchas horas al día se utiliza la voz para trabajar en contacto directo con la clientela, lo que puede provocar daños en el aparato fonador.

Las posturas forzadas son aquellas posiciones de trabajo que implican que una o varias zonas del cuerpo dejen de estar en una posición normal o cómoda. Para mantener esta postura, el trabajador o trabajadora debe luchar contra la gravedad y estaría obligando a una o más zonas del cuerpo a trabajar de manera inadecuada. Puede producir lesiones por sobrecarga.

Si la postura forzada se mantiene durante un tiempo, dificulta que la circulación sanguínea fluya con normalidad y se hace más difícil la recuperación a consecuencia de la fatiga.

Si se fuerzan los límites de una articulación, por ejemplo cuando se mantiene flexionada la muñeca al máximo, al poco tiempo se sienten molestias.

El ruido suele estar presente en los lugares de trabajo de Contact Center, ya sea por el timbre de los teléfonos o por las conversaciones del resto de personas.

Este ambiente ruidoso provoca dolores de cabeza, dificulta la concentración y nos hace elevar la voz para poder ser escuchada. Todo ello genera disconfort y fatiga.

Los movimientos repetitivos son un conjunto de movimientos continuos y mantenidos durante una actividad que suponen mover la misma zona del cuerpo y el mismo conjunto de huesos y músculos durante todo el tiempo. Puede provocar en esa zona fatiga muscular, sobrecarga, dolor y, por último, lesión.

Los movimientos repetitivos normalmente afectan a los miembros superiores: manos, dedos, muñecas, antebrazos, codos y brazos. Si no son tratadas, pueden llevar a un daño permanente. Son dolorosas y requieren tratamiento.

Las condiciones de renovación de aire, así como de temperatura y humedad del centro de trabajo afectan a la salud de quien trabaja ahí, especialmente en este sector en el que una de las herramientas fundamentales para el desarrollo de la tarea es la voz humana. Una defectuosa ventilación, temperatura excesivamente alta o baja, así como un exceso o deficiencia de humedad en el ambiente pueden provocar problemas de salud relacionados principalmente con afonías, carrasperas, gripes y/o resfriados,... entre otros.

Asimismo, una mala iluminación de la zona de trabajo puede provocar fatiga visual ya que obliga a la persona a realizar un esfuerzo visual extraordinario para poder trabajar.

El ordenador, junto con el teléfono y los auriculares, son las herramientas típicas que la empresa pone a disposición de las personas que trabajan en Contact Center.

La utilización continuada del ordenador durante toda la jornada laboral provoca determinados riesgos a la salud que hay que prevenir.

Una postura incómoda es inadecuada, los reflejos en la pantalla producen molestias en los ojos, el teclado y el ratón mal ubicados generan movimientos innecesarios,... Todo esto hace que tras un día y otro, el cuerpo se resienta y la salud lo note.